miércoles, 30 de enero de 2013

Scunthorpe: Del todo a la nada.

Nombres, en el fútbol lo son todo, unos pasan a la historia, otros se quedan en la memoria de unos pocos que pudieron tener interés en algún momento por ellos, y otros, simplemente, se quedan con más pena que gloria en el corazón de aquellos más nostálgicos. Scunthorpe, ese es el protagonista de todo lo que aquí se va a plasmar.

En España pocos aficionados fuera del País Vasco recuerdan a Alejandro Calvo García, pero lo cierto es que gracias a él, ex jugador de este club, hay alguien que se interesa por una entidad que este año se encuentra en zona de descenso de League One, pero tampoco es el ex futbolista quien va a ocupara mayor lugar que este párrafo en la historia.

Nigel y Gary, entrenador y delantero, más conocidos por sus apellidos, Adkins y Hooper, tienen mucho que ver con los años de gloria de este olvidado equipo, más concretamente, en la temporada de mayor nivel en los últimos veinte años que se ha visto en Glanford Park, y aparecieron sin apenas hacer ruido, como actores secundarios. 

El primero, tras años en diferentes staffs técnicos como fisioterapeuta, recibió una llamada tras la destitución del entrenador del equipo por entonces, Brian Law, y no dudó en aceptar la oferta que le llegó en 2006. La misma campaña logró ascender  a Championship de manera arrolladora, y la siguiente, en esta categoría no logró salvar al club. No obstante, no se rindió, y volvió a ascender en Play Off en 2009, manteniendo esta vez la compostura en segunda y se salvó de manera holgada. Pero el peso de la historia, y el del dinero en este fútbol de hoy en día, pesan más que cualquier otra cosa, y el Southampton, tras echar a Alan Pardew, le llamó para League One, aceptando la propuesta. Otra vez, se acababa la ilusión en este modesto equipo llamado Scunthorpe United.



Gary Hooper, canterano del Tottenham, pasando con más pena que gloria por clubes como Hereford o Maldon Town, vio como Adkins le quería para su proyecto en Championship, el resultado fue algo magestuoso, ya que logró más de cincuenta goles en unas ochenta apariciones, pero, como en el caso anterior, apareció el poderoso caballero don dinero, y la posibilidad de jugar en Europa, la Champions League si salían las cosas bien, sí, el Celtic FC, de Escocia, se fijó en él, le puso el ojo, y el Scunthorpe se volvió a quedar sin una pieza clave.

Los daños de estas pérdidas aún se pagan, la entidad no ha logrado estabilidad en el banquillo, y pese a fichajes de delanteros con buen nivel para la categoría donde milita, lo cierto es que estos fracasan, quizá fruto de la añoranza de aquello que un día tuvo en sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada